MADRE ADOPTA AL NIÑO QUE NADIE QUERÍA – 28 AÑOS DESPUÉS UNA NOTICIA CAMBIÓ SUS VIDAS

Madre Ingeborg McIntosh pasó por mucho para adoptar al niño Jordan. El niño era sólo un recién nacido cuando lo recibió en adopción temporal, y durante los siguientes cuatro años Ingeborg luchó para convencer a su madre biológica de que la dejara adoptarlo. Sin embargo, esta tenía muchas dudas de dejarlo con una familia blanca.

“Lo pusieron en mis brazos y fue amor a primera vista”, dice Ingeborg.

Pero 20 años después la relación dio un giro inesperado…

La familia de Ingeborg McIntosh ha cuidado muchos niños, en acogida, a lo largo de los años, pero ninguno robó su corazón como Jordan.

Jordan fue criado en la casa de Ingeborg, pero su madre biológica siempre se opuso y quizo que su hijo fuera adoptado por padres negros.

En ese entonces fue imposible encontrar una casa para Jordan, así que cuando el niño cumplió los 4 años, finalmente Ingeborg y su familia lo adoptaron.

“Era parte de la familia, no importaba nada más”, cuenta Ingeborg.

Dos décadas después, Ingeborg recibió una noticia descorazonadora: tenía una enfermedad de riñones poliquísticos y necesitaba un trasplante.

Jordan decidió que no podía quedarse quieto y ver sufrir a su madre adoptiva, así que decidió actuar. Sin que ella lo supiera pidió una cita para averiguar si era apto para donar uno de sus riñones. ¡Y lo era!

“Siento que éste era mi destino”, dice Jordan. “Con suerte puedo hacer más por ella cuando sea mayor, pero por el momento, esto es lo menos que podía hacer”.

Ingeborg insistió en que Jordan no lo hiciera. Una persona con un solo riñón puede tener una vida normal. Aunque Jordan practica el fisicoculturismo y esto podría traerle algún tipo limitación, pero ya el joven estaba decidido y esto es admirable

Cuando Jordan habla de su madre, su amor y devoción es muy clara: apenas puede hablar de lo buena que es sin poder aguantar las lágrimas.

“Todo lo que ha hecho por mí desde que era un niño, sólo quería devolvérselo, y demostrarle lo mucho que aprecio todo lo que ha hecho”, dice visiblemente conmovido.

En este vídeo en inglés puedes ver más sobre esta maravillosa mamá y su hijo Jordan.

A pesar de los problemas y tiempos duros, esta historia tuvo un final feliz – todo gracias al fuerte vínculo entre esta madre y su hijo, sin importar lazos de sangre o color de la piel.

Comparte su historia si también crees que Ingeborg hizo un gran trabajo criando a su hijo.

Comentarios